Preposiciones de finalidad

Las preposiciones de finalidad son todas aquellas que, tal y como lo indica su nombre, ayudan a establecer o expresan un objetivo concreto y claro. De esta manera, son preposiciones que exponen un fin o los resultados de la acción que expresa el verbo de una oración. Por lo tanto, son preposiciones que implican una consecuencia y que, gracias a sus características, son muy fáciles de ubicar. Las preposiciones de este tipo son a y para.

Ejemplos de preposiciones de finalidad:

Tenemos que ir a visitar a mis tíos.
Es importante que estudies para aprobar el examen.
Es importante que lo lleves a tu casa.
Ese dinero sirve para comprar algunas cosas.
Tus juguetes se los das a esos niños.
Necesitamos dinero para comprar el regalo.
Él viajará la próxima semana a Italia.
Deben guardar reposo para recuperarse.
Hoy no voy a ir a la escuela.
Debes esforzarte mucho para lograrlo.